Bolivia

Hoy escribo en español porque es tú día, mi querida Bolivia. (Today i write in spanish because it’s your day, my dear Bolivia)

 

Es extraño como te quiero, y como pienso tanto en ti. Como quisiera conocerte mejor, y que otros te conozcan. Eres mía y de otros 10 millones de personas, probablemente de muchas más porque eres un país que exporta gente. Y cada persona que deja tu suelo te piensa y te extraña. Los que no lo hacen es por que ignoran cuan tuyos son, o tal vez lo resienten, quisieran ser de otro país, de uno de esos en los que naces con un pasaporte que abre puertas y donde la gente no siente que tiene derecho de discriminar abiertamente por el color de la piel, el apellido, el estrato social o el lugar donde naciste.

Me encanta tu nombre, me encanta que naciste mujer. Naciste de la lucha de hombres y mujeres que dieron su vida por una nación propia. Naciste ingenua, sin saber cuánto te han codiciado desde antes de que nazcas. Con el oro, plata y estaño de tus entrañas se ha forjado la historia en muchas partes del mundo. Sin buscarlo tú ni tu gente, se han peleado muchas batallas en tu suelo y tu fisonomía ha cambiado tantas veces que finalmente se redujo a la mitad y quedaste país mediterráneo. Naciste democrática luego de batallas sangrientas y desde ese momento cada boliviano ha jurado morir antes que volver a vivir en esclavitud o en condición servil.

Sin embargo no nos dimos cuenta de lo difícil que sería romper con los esquemas sociales establecidos durante el tiempo colonial. No nos dimos cuenta de que, aunque se habían establecido hace tiempo universidades muy buenas, que prepararon intelectuales y profesionales muy capaces, el acceso a educación y condiciones justas de trabajo permanecieron privilegio de pocos por mucho más tiempo que el que se podría justificar en un país democrático. Y no nos dimos cuenta de que el mundo tenía los ojos bien puestos sobre ti y tus recursos, y que de maneras muy mezquinas influenciaría el curso de nuestra historia. Miles de personas fueron perseguidas, apresadas, torturadas, desterradas, asesinadas o “desaparecidas”. Dictador tras dictador se fueron borrando las líneas entre el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto, lo justo y lo injusto. Dejamos de tener charlas profundas sobre justicia social porque es muy doloroso recordar a nuestros muertos, los que sufrieron o murieron por abogar estas nociones, o porque es muy doloroso aceptar que fue tu padre o tu abuelo el que los torturó o hizo desaparecer.

Sin embargo solo un boliviano, o una boliviana, puede sentir el orgullo que siento yo al hablar de la democracia en su país. El boliviano participa, incluso si es solo para criticar, participa más que muchos otros ciudadanos, en las decisiones importantes que se toman en el gobierno. Campesinos, mineros, cocaleros y sindicalistas nos han enseñado que todos podemos ejercer presión. Si todos participamos es más probable de que las cosas importantes se digan, y se escuchen.

Si fueras mujer serias hermosa. Imagino que tendrías una postura orgullosa, la tez morena, los ojos grandes y un poco rasgados. Tu cabello sería negro, largo y ondulado. Si vivieras en el altiplano tendrías una casita de adobe y techo de paja, criarías llamas y tendrías tres o cuatro niños de mejillas paspadas. Si vivieras en la Amazonía tendrías una casita de pachiuba con techo de jatata, criarías gallinas, talvez una vaquita, y tendrías 4 o 5 niños chapoteando en el atajo de agua donde lavarías su ropa. Si vivieras en el valle, quisiera pensar que tendrías una casita en el campo, al borde de tus cultivos, con un canal bordeando tu chacra y un huerto de  frutales cercando tu gallinero y dando sombra para tus pavitos y patos, pero tal vez ya hubieras loteado tu terreno por que la falta de agua, el bajo rendimiento productivo y la incertidumbre del mercado no pudieron competir con el dinero que te ofrecieron por tu tierra.

En todo el mundo el paisaje cambia y así también cambian tus rasgos. Cambia tu constitución y cambian los principios con los que se maneja tu gente. Te deseo en tu aniversario número 189 que tengas muchos, muchísimos hijos e hijas que te quieran y estén orgullosos de ti. Que te muestren cuanto te estiman con acciones que lleven hacia un futuro próspero, para ti y todos tus hijos e hijas. Que se entiendan a pesar de sus diferencias, que las heridas de tu pasado se curen con el amor y esperanza de tus niños más pequeños, que no han visto los horrores de las guerras y dictaduras, que no han sufrido el trato injusto y despectivo que pudieron haber sufrido sus padres.

No tienes ni 200 años! Para ser u país tan joven tienes una cantidad impresionante de cosas buenas que se han logrado en tu territorio. Con tu carácter amable, con la frente en alto, con 33 etnias y lenguajes diferentes, con 32 regiones ecológicas, con un pulso político muy fuerte que busca la inclusión y representación de toda la población boliviana, cómo no sentir pasión al hablar de ti Bolivia..

This entry was posted in Bolivia, Latin American issues and tagged , , . Bookmark the permalink.

4 Responses to Bolivia

  1. vintolindo says:

    Such strong feelings!🙂 Only a person living far away from Bolivia can love this country so much!

  2. Que lindas palabras Mire🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s